Pocos artículos nos parecen más ambiciosos de escribir que este, y eso se debe a que pocas preguntas resultan más difíciles de responder que la cuestión con la que titulamos este post. Invertir en apartamentos turísticos es la principal razón que lleva a muchos a entrar en el sector inmobiliario, pero lo cierto es que aunque sea un producto con una gran fama y sobre todo, muy cotizado, no es garantía de nada. Los precios son altos, existe una gran demanda y además, se trata de un producto estacional, lo que tiene sus pros y sus contras. La suma de todo esto hace que sea muy complicado interpretar una clave para saber tener éxito en la inversión turística, pero nosotros lo vamos a intentar.

Invertir en alquiler vacacional: La clave que debes conocer por encima de cualquier otra

Numerosos estudios económicos y algunos trabajos periodísticos señalan una clave que debemos situar por encima de cualquier otra. Los alquileres turísticos solo resultan más rentables si existe una ocupación del 60%. ¿Qué quiere decir esto? Que si un año tuviera 100 días, deberías tener el inmueble con inquilinos en su interior durante un mínimo de 60 días. Ahora, apliquémoslo a la realidad. Nuestro año natural tiene 365 días, y el verano (que podríamos catalogarlo como el principal motor de turismo de nuestro país) tan solo llega a 93. Cierto es que las temperaturas calurosas que existen en nuestra zona hace que el periodo estival se alargue mucho más (así que contabilicemos los días del verano mediterráneo en un total de 130).

https://www.youtube.com/watch?v=2KoaqLKUqvU

El 60% (que recordemos, es el porcentaje al que necesita llegar el alquiler vacacional) de 365 días son 210. Sumemos otros periodos en los que el turismo de sol y playa puede sacar músculo y generar cierta demanda: Semana Santa, el Puente de Mayo y otros fines de semana que pueden coincidir con algún festivo en épocas de otoño o primavera. Sumemos incluso, la Navidad, que aunque esté metida de lleno en la era invernal, suele regalar días agradables en el litoral de la costa mediterránea. Incluso sumando todo esto, llegar a los 210 días resulta una odisea. Además, debemos tener en cuenta que la competencia existe, y que aunque tengamos 210 días de temporada con una alta demanda, no siempre pondremos el cartel de ocupado.

No es que queramos ser pesimistas, pero es obvio que nuestra obligación es preguntarnos si realmente cruzar la línea de meta de la rentabilidad en el alquiler turístico está solo al alcance de unos pocos con productos totalmente consolidados. O más bien, la cuestión que debemos proponer responder es si queda hueco en el mercado para ganar dinero en el turismo vacacional a través del sector de la vivienda.

Dónde comprar casa para poder ganar dinero con el alquiler de vivienda turística

Realmente la respuesta a esta pregunta es un tanto obvia… Cualquier agencia inmobiliaria que te genere confianza puede ser la perfecta candidata para comprar casa para ponerla en régimen de alquiler de temporada o vacacional, sin embargo la cuestión no es qué podemos hacer, sino dónde debemos hacerlo. No hablaremos de zonas concretas, porque no existe una comunidad, provincia o ciudad concreta que transforme tu inversión en beneficios, pero sí te diremos qué factores o intangibles debes tener muy en cuenta para que tu decisión acabe siendo acertada.

Debes tener en mente la regla del 60% y en ningún momento, te conformes con llegar a ella. Esto es como los exámenes, aspira a un 5 y acabarás suspendiendo, o si prefieres una comparación con tintes deportivos, salta al campo a evitar la derrota y seguro acabarás perdiendo.

Después de esta breve arenga, debes poner un filtro y elegir lugares cuyo turismo no tenga un carácter muy estacional, debe tener complementos para que tu inversión pueda tener réditos: turismo cultural, rural, deportivo, monumental, etc. Cierto es que en las Islas Canarias por ejemplo sí pueden presumir de un verano prácticamente anual, pero tener como competencia a los hoteles y a grandes resorts no es el mejor negocio.

Esto nos lleva a un segundo punto, y es que analices bien la competencia. Si el lugar ya está muy masificado, es positivo, significa que existe una gran demanda, pero también es negativo, te va a ser muy difícil tener puesto siempre el cartel de ‘no disponible’. No debemos descartar este tipo de mercado, ya que encontrar un contexto en España en el que no haya un turismo estacional y aparte exista una competencia débil es prácticamente, misión imposible, pero no te rindas.

Cuida la atención al cliente y mantén la vivienda en buen estado para todos los inquilinos, no temas darle un buen lavado de cara cuando la adquieras, y una recomendación extra: aconseja a tus visitantes dónde ir, dónde comer… Agradecerán ese gesto y no sabes lo mucho que puede generar una opinión sincera y positiva de un cliente.

Hasta el siguiente artículo! 🙂