Ser agente o asesor inmobiliario es una de las profesiones con mayor futuro en España. La reactivación del mercado de la vivienda ha provocado que haya una mayor demanda tanto de compra como de venta. El público en torno al sector inmobiliario es cada vez más amplio, y este público necesita una guía que le ayude a saber cuál es la mejor decisión posible para sus intereses. Pero hagamos la pregunta desde otra perspectiva, ¿qué es lo que necesita un agente inmobiliario para atender estas necesidades de los clientes?

El decálogo sagrado del asesor inmobiliario

El mercado ha cambiado, y con él, la mayoría de sus integrantes, ya no existe el mismo perfil de comprador/vendedor (ni los mismos canales de compra y venta) que había antes de la crisis. En estos cerca de 10 años, ha habido notables cambios, por lo que…

ha llegado el momento de readaptarse.

La comunicación, la mejor herramienta

Es de lo poco que no ha cambiado en el mercado inmobiliario, y no cambiará por mucho que pasen los años. La comunicación es un elemento clave en el sector de la vivienda, y un buen agente debe dominarla a la perfección. No vale con ser una persona que posea don de gentes y que tenga soltura para manejar tanto el lenguaje verbal como el no verbal. En la comunicación hay una premisa fundamental, y es que …

Todo comunica: la vestimenta, el peinado e incluso también, los silencios.

No incomodar al cliente con una palabrería excesiva puede ser un aspecto clave para convencerle definitivamente de que necesita tus servicios.

Inglés y otros idiomas

Antes de la crisis, saber inglés era un complemente muy suculento, ahora es prácticamente una obligación, y no es para menos. El mercado extranjero ha mantenido a flote la economía inmobiliaria en algunas comunidades, provincias o ciudades, y cada vez son más los compradores que vienen de Inglaterra, Alemania, Francia, Rusia, China… Eres un intermediario, ¿de qué sirves si no sabes intermediar en el idioma adecuado? El inglés es un lenguaje universal y deberás dominarlo prácticamente a nivel nativo, y si sabes otro idioma, mejor, el saber es lo único que no ocupa lugar.

No eres un mero comercial

No hay nada peor que un cliente te vea como un simple comercial. Tu conocimiento debe ir más allá de ser un buen vendedor, aunque esta sea tu función principal. Así que aprende a tasar y valorar cualquier tipo de bien inmueble y fórmate en materia legal para asesorar en casos de donaciones, herencias, etc. Imagina que te invitaran a ser tertuliano en un programa sobre actualidad inmobiliaria, deberías estar sobradamente preparado para hacerlo. Sé un experto en tu área, como lo es cualquier otro profesional de su sector.

Sigue estos consejos para ser un agente inmobiliario de diez

Tu formación como agente inmobiliario no acaba nunca

Para dominar el punto 3, deberás seguir a rajatabla el punto 4. ¿Quieres ser un experto? Lo primero que debes saber es que nunca lo serás al 100%, pero apunta a las estrellas y llegarás a la luna. Sigue la actualidad inmobiliaria de tu zona, aprende nuevas herramientas, idiomas, haz tus pinitos con cursos de psicología para entender más a los clientes, etc.

Información sobre los inmuebles

Los clientes siguen queriendo la máxima información posible acerca de las características de un inmueble, pero ahora además buscan saber otras cosas. Saber algo tan simple como si hay un supermercado cerca, zona de aparcamiento, zonas de ocio, etc. Puede romper la frialdad con el público. Estos intangibles pueden marcar la diferencia en un proceso de venta, así que…

No te empeñes con vender y vender, inspira y ayuda al usuario. Clic para tuitear

Especialízate en un sector

Salvo genios de los de uno en un millón, es imposible abarcar todo el conocimiento que en torno al mercado inmobiliario, por lo que la mejor manera de ser un buen asesor inmobiliario es especializarse en un micro-nicho. Ya sea en el sector de las viviendas de lujo, en el de las propiedades vacacionales o en el de inmuebles y locales de trabajo (oficinas, naves, etc.), existen múltiples micro-mercados en los que merece la pena sumergirse a fondo.

Marketing inmobiliario

Tu labor promocional es ahora mucho más compleja. Los canales de venta se han multiplicado, y tu misión es guiar al cliente qué camino es el más beneficioso para sus intereses. ¿Publicidad en medios de comunicación? ¿Anuncios en redes sociales o Google? ¿En qué portales inmobiliarios debe estar su  oferta? Debes responder estas y otras preguntas si quieres que el cliente confíe plenamente en ti, porque en caso contrario, jamás te contratará. Si quieres estar a la última sobre tendencias en el marketing inmobiliario, pincha aquí y entérate de todas las novedades.

Conocimientos prácticos sobre otras áreas

La fotografía inmobiliaria es un factor a tener muy en cuenta, y es que si una imagen vale mil palabras, en el sector inmobiliario, vale más que un millón de palabras. Pero en este sentido, no solo la fotografía juega un papel fundamental, también lo hace una técnica muy innovadora conocida como Home Staging, especializada en hacer de las viviendas espacios más atractivos para los compradores.

Conoce a tu competencia

Lo dice Michael Corleone en El Padrino II: “mantén a tus amigos cerca, y a tus enemigos aún más cerca”. Aplicar esta cita cinéfila al sector inmobiliario es muy sencillo: presta atención a tu competencia, sin duda es la mejor manera de estar al tanto de las tendencias del mercado en tu zona y por lo tanto, de ir un paso por delante.

Es muy importante estar siempre un paso por delante de tu competencia.

Negociar no es ceder

El sector inmobiliario no está hecho para mantener una postura inalterable, pero tampoco para perder dinero en cada operación. Ni tú ni tu cliente sois una ONG, hay que saber jugar bien las cartas para sacrificar todo lo prescindible para que al final, puedas conseguir el mejor trato posible.