¡Hoy tengo el placer de contar con una invitada muy especial en el blog! María del Mar Aragón Rey, directora comercial de InmoGP, nos ofrece su visión particular sobre la normativa y legislación sobre la eficiencia energética… ¡No podéis perdéroslo!

Del Ministerio de Energía y Medio Ambiente al “Ministerio para la Transición Ecológica”

2020 es la fecha límite que ha determinado la Unión Europea para que los países que la conforman cumplan la normativa y ser más eficientes energéticamente. ¡Se pone de moda el “verde que te quiero verde”!

Ahora nos piden, los de arriba, que usemos materiales más sostenibles, sistemas de recuperación del calor, energías limpias, huertos ecológicos, áreas de coworking… todo muy chulo. Hay nuevas promotoras que ya están en ello y sus promociones ya se construyen con el sello eco. ¿Pero tan eco como mandan los “jefes” …?

Y con esa chulería decimos “vamos y ya vemos…”. Por qué, ¿sabéis como llevamos el asuntillo por aquí…? Para ir tomando conciencia, y que se nos vea con interés, al Ministerio de Energía y Medio Ambiente le hemos cambiado el nombre; ahora Ministerio para la Transición Ecológica. ¿Lo de “Transición” no os da una pista del ritmo que llevamos…? Eso sí, el Ministerio tiene Ministra y dos secretarias, para que no digan que escatimamos y que no nos lo tomamos en serio.

Los expertos dicen que no llegamos a la fecha; que no, que no…. Y yo lo entiendo porque pienso: si para unas olimpiadas, a una ciudad, le dan cuatro años ¿cómo vamos a preparar un país en dos? ¡¡Estamos locos…!! Además, que por el deporte si hay que hacer el esfuerzo se hace, pero por ser más verdes… no os vayáis por otro lado que casi puedo veros la sonrisa picarona.

La eficiencia energética es una de las medidas que la unión europea tiene muy en cuenta

España, el país de la Unión Europea con más infracciones medioambientales

Y el caso es que si no llegamos a tiempo parece que tampoco estamos en condiciones de pedir favores ni aplazamientos. Somos el país de la Unión Europea con más infracciones medioambientales. Terminamos el 2017 con 30 expedientes abiertos, cuatro más que el año anterior, así que o nos ponemos las pilas o nos van a poner verdes, a nosotros, a base de multas y sanciones. Ese ranking ya lo lideramos, pero el asunto no debemos basarlo, en mi opinión, solo en el factor multas.  Mucho nos queda por hacer, interiorizar y asimilar en este ámbito. Desde luego, no somos ejemplo a seguir.

España es el país de la UE con más infracciones medioambientales. O nos ponemos las pilas o nos van a poner verdes. Clic para tuitear

Verde se les debió quedar la cara a más de uno, y una, cuando desde la Unión Europea nos hicieron llegar la normativa y, además, aprovecharon la toma de contacto para mandar a paseo el incomprensible y controvertido “impuesto al sol”.  Las comunidades de vecinos, cooperativas, empresas, particulares… que quieran producir su propia energía para consumirla, almacenarla o venderla cuentan con el apoyo de la Unión Europea y esta, además, blinda tal derecho a prueba de intereses “sospechosos”. Poco menos que curioso, y vergonzoso, que un país que puede presumir de tantas horas de sol, se tenga que llevar un buen tirón de orejas por sancionar y restringir el uso de esta energía. Ya os podéis imaginar que mucha conciencia ecológica no irradiamos en la UE.

Curioso, también, que el alumbrado público de las ciudades, cada vez más, se abastezca del sol para obtener su energía, pero los coches hayan evolucionado, y muy rápido, por cierto, a lo eléctrico y el gas pero no a la energía solar o/y renovable que es justo la que no le toca el bolsillo al españolito de a pie. Ejem, ejem… permitidme que piense mal.

¿Qué pasará en el sector del ladrillo?

Pero volvamos al ladrillo que, en este caso, es lo que nos compete. Y hablemos de la obra nueva primero porque, hemos de suponer, es la que primero va a poder pasar el examen. Bastará con que se rija por el Código Técnico de la Edificación (CTE) y la normativa que nos ocupa y listo. Si…, ya sé que ha sonado muy fácil y todos alcanzamos a entender que va a ser tremendo el jaleo que tendrán que resolver las diferentes comunidades, ciudades y pueblos para adaptar su Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y salvar las lagunas y “mirar para otro lado” que se han dado y dan en este ámbito. Pues lo que os decía: que en dos años no llegamos…

Las promotoras y constructoras, al menos, están más habituados a normas Iso y de calidad y a tratar con organismos y ayuntamientos. Pero, ¿y el particular que tenga su suelo urbano bien bonito y quiera construir su casa…? Desde luego, se va a poner verde y de todos los colores. No sólo se va a perder entre tanta burocracia, si no que la construcción se encarecerá en un 15% por el uso de materiales tan concretos, pero aseguran, que se recuperará ese incremento en pocos años por la eficiencia y ahorro energético resultante.

En el futuro la eficiencia jugará un papel primordial en la compraventa de vivienda

Donde va a radicar la complejidad de todo esto va a ser, como siempre, en el ciudadano. Nosotros, que somos los más ajenos a todas esas normativas, tendremos que reformar nuestros inmuebles y hogares, cuando aún hay edificios que, por ley, tendrían que haber incorporado un ascensor y no han hecho ni el amago…. Dicen que los ciudadanos tendremos que asumir el esfuerzo para pasar las exigencias. Qué raro eso de que nos pidan un esfuerzo, ¿no…?

Los que si se han puesto manos a la obra han sido los responsables de la Federación Hipotecaria Europea (EMF, por sus siglas en inglés). Comprar una casa o un piso y adaptarlo a normativa o, directamente, adquirir una vivienda con una de las mejores certificaciones energéticas te permitirá firmar tu hipoteca con condiciones más favorables. Más eficiencia, menos interés.

Más eficiencia = menos interés. Comprar una vivienda con la mejor certificación energética te permitirá disponer de una hipoteca con mejores condiciones. Clic para tuitear

Consideran que ese ahorro futuro nos permitirá pagar mejor la cuota mensual y quieren premiarnos. ¿Un premio para el consumidor…?

Un plazo difícil de cumplir

Los bancos españoles estarán preparados, no os quepa duda, eso ya lo sabemos. Nuestro gobierno, que firmó la ley eco en 2015, junto con los 28 Estados restantes de la Unión Europea, va a tener que currárselo mucho para cumplir el plazo. De nuevo curioso ¿no crees…?

Nos piden esfuerzos, constantemente, pero no nuestra opinión. Nos cuentan que es beneficioso para nosotros, para el planeta, para las generaciones futuras… Pero ¿y esas medidas, beneficiosas para nosotros, para el planeta, para las generaciones futuras…, que han de ejecutar los que mandan?

Miles de hectáreas quemadas cada año, vertidos incontrolados al mar, emisiones de gases tóxicos, tala incontrolada, desertización … ¿para cuándo esa ley qué dé un buen mazazo a los responsables y a quienes lo permiten? ¿Cuándo asumirán, “los que mandan”, ese mismo esfuerzo que nos piden, a nosotros, de forma reiterada?