En España, existen muchos registros e instituciones que se dedican a llevar la información sobre referencias de préstamos, avales, garantías y créditos. Uno de ellos es la CIRBE, cuyas siglas significan “Central de Información de Riesgos del Banco de España.”

Además de mostrarte con frecuencia la actualidad inmobiliaria de nuestro país, hoy también te daremos información detallada sobre la CIRBE, para qué sirve, y todos los factores que debes saber sobre este registro.

Básicamente, el CIRBE funciona como una base de datos más en la que aparece información detallada referente a los datos de financiación de personas jurídicas o personas físicas plasmados en un informe o fichero de solvencia y riesgo crediticio.

¿Para qué funciona la CIR?

Las instituciones financieras utilizan la información de esta base de datos para constatar el aporte mensual de sus clientes. De esta forma, se envía un informe periódico con importes pendientes que superen una cifra pre establecida por banco y titular.

En la mayoría de los casos, las cantidades que estén debajo de este límite no aparecen en este registro. Es fácil pensar que la única alternativa relacionada a las deudas sea el registro de morosos, pero cuando hablamos de instituciones públicas, la CIRBE es la principal opción en muchos casos.

Por ejemplo, es indispensable saber que cualquier entidad puede pedir información específica de algún titular si éste solicita una operación considerada de riesgo.

De hecho, unos de los escenarios donde la información proporcionada en la CIRBE es solicitada son los préstamos personales y las hipotecas. En este video puedes obtener más información sobre la relación entre los préstamos hipotecarios y la relación con este fichero:

https://www.youtube.com/watch?v=o5hPKvqAj7k

Es fundamental no acumular CIRBE mes a mes

Una de las perspectivas más importantes que proporciona la CIRBE es conocer los riesgos de cada individuo para tener una perspectiva clara de la cantidad total de la deuda acumulada. El servicio público observa detalladamente cómo se desarrolla la deuda de forma mensual para posteriormente presentar esta información a cada persona que la soliciten.

Como consecuencia, una entidad de financiación puede interpretar la posesión de crédito con varias entidades como una señal de riesgo referente a la posibilidad de impagos mensuales.

Debemos recordar que cualquier préstamo financiero, incluidas las hipotecas para financiar una propiedad inmobiliaria, traen consigo un riesgo para la institución que otorga dicha cantidad. Esto crea la necesidad de no retener CIRBE para evitar concesiones de créditos más bajas de lo que realmente espera una persona jurídica o física.

Ahora que ya sabes cada cuanto se actualiza una CIRBE o las señales de riesgo sobre impagos que en ellas pueden verse reflejadas, seguramente te estés preguntando…

¿Cuál es el límite de la CIRBE?

Persona revisando el límite de la CIRBE

Antes que nada, es crucial aclarar que no todas las deudas aparecen reflejadas en este registro. Existe un límite para estar en la CIRBE el cual está establecido en 9.000 euros por entidad y por cliente. Es decir, toda operación que se encuentre por debajo de esta cifra no son recogidas por la base de datos.

Para ilustrar esto de forma sencilla, el siguiente ejemplo puede ser de mucha ayuda. Imagina que tienes un pago pendiente de 18.000 euros. En este caso, queda claro que estarás registrado en la CIRBE. En caso de que esta deuda sea de 5.000 euros, esto no contará en el registro.

No obstante, si tienes dos deudas de 5.000 euros en la misma entidad financiera, la suma de ambas cuentas harán que, en efecto, aparezcas registrado en la base de datos del Banco de España.

Entonces, ¿no es un registro de morosos?

No. Debemos evitar confundir la CIRBE o Firve como muchos lo llaman erróneamente, con el Registro de Aceptaciones Impagadas o con otras bases de datos de personas morosas en nuestra nación. La diferencia fundamental recae en el límite de 9.000 euros establecido para figurar en la CIRBE.

Por lo tanto, aunque pagues a tiempo teniendo un préstamo de esta cantidad, de igual forma aparecerás en la CIRBE. En cambio, para aparecer en un registro de morosos, es indispensable la presencia previa de algún impago.

Esto no quiere decir que te hayas atrasado en pagos, simplemente es la normativa bancaria de esta base de datos.

Cómo solicitar la CIRBE en tan sólo 3 pasos

¿Cómo y donde pedir la CIRBE?

La CIRBE es gratis y puede ser solicitada mediante tres formas. Es posible hacerlo con la ayuda de medios electrónicos a la central de información de riesgos a través de la oficina virtual del Banco de España. También puedes acudir de forma presencial a cualquier sede central del Banco de España y solicitar el formulario correspondiente. Finalmente, existe la posibilidad de completar el trámite por correo.

Si quieres saber como solicitar la CIRBE, simplemente sigue estos tres pasos:

  • Obtén el formulario: la Agencia Española de Protección de Datos es la encargada de proporcionar el formulario de solicitud CIRBE (aquí tienes un ejemplo del modelo de solicitud de cirbe).
  • Anexa tu documento de identidad: asegúrate de completar el formulario correctamente y, posteriormente, anexa tu DNI o pasaporte.
  • Envía la solicitud: en este paso, debes recordar hacer todas las firmas necesarias, escribir tu información completa y anexar una fotocopia de tu documento de identidad.

Después de esto, te llegará una carta certificada a la dirección previamente proporcionada en el formulario. El proceso es gratuito, únicamente se debe pagar el coste de la carta.

Para finalizar este artículo te emplazamos a que le des al play al siguiente podcast en el que ciudadanos de a pie formulan sus dudas sobre la CIRBE a un entendido en la materia.

Así mismo, te animamos a que formules tú las tuyas en la caja de los comentarios que encontrarás un poco más abajo, y en la medida que nos sea posible despejaremos tus dudas en cuanto a lo que respecta.

Nos vemos en el siguiente artículo! 🙂