Acabamos de firmar un contrato con un vendedor para comprar su piso, ¿qué sucede exactamente durante el proceso de tasación del inmueble? ¿realmente el tasador visita la propiedad que se compra, y si es así, el comprador puede asistir? analizamos la metodología aplicada a la hora de determinar el valor de una vivienda.

Sí, el tasador realmente visitará el piso durante el proceso de tasación del inmueble. No hay una regla específica que diga que los compradores no pueden asistir, pero el proceso es realizado típicamente solamente por el tasador. Por lo tanto para poder asistir a la valoración del inmueble que en un futuro no muy lejano serás propietario tendrías que ponerte en contacto con el tasador encargado de realizar dicha visita al inmueble en cuestión para ver si puedes estar presente cuando este la realice.

¿Qué sucede durante una valoración en el hogar?

Esto es lo que sucede antes y durante el proceso de tasar un piso:

  1. El comprador/prestatario hace una oferta para comprar una casa.
  2. El vendedor acepta la oferta, eventualmente, y las dos partes firman un acuerdo de compra.
  3. El acuerdo de compra firmado irá luego al prestamista hipotecario del comprador.
  4. El prestamista ordenará una tasación.
  5. El tasador visitará la propiedad y la comparará con inmuebles en relacionados en su zona recientemente vendidas para determinar su valor, para ello deberá realizar un estudio de la misma aportando los planos donde se especificarán todos los elementos del inmueble así como la cantidad de metros cuadrados obtenidos mediante la pertinente medición que efectuará con un medidor láser.

En su mayor parte, este es un proceso que discierne tanto al comprador como al vendedor. El propietario tendrá que darle al tasador acceso al inmueble así como facilitarle la documentación que este pueda requerirle. El comprador y el vendedor realmente no necesitan estar involucrados en el proceso de tasación en absoluto. Es el banco o prestamista hipotecario quién lo ordena, porque protege sus intereses.

Si quieres ampliar información al respecto puedes consultar este artículo sobre la tasación de pisos.

Lo que el tasador busca durante su visita

Un tasador tomará nota del precio de compra acordado. A continuación, revisará las ventas comparables recientes en la zona, para determinar si la propiedad vale la cantidad que el comprador ha acordado pagar. Esto es conocido como el “método de comparación o testigos” y es lo que los agentes inmobiliarios (en ambos lados de la transacción) utilizan para determinar el valor justo de mercado de una vivienda en particular.

Después de que el prestamista hipotecario solicite la tasación del hogar, el tasador visitará la propiedad en cuestión para llevar a cabo una valoración completa. Examinará tanto el interior como el exterior de la casa. También puede visitar algunas de las viviendas de alrededor que se utilizan para la comparación. Si la propiedad objeto tiene ciertas características de valor añadido que los hogares comparables no tienen, podría ajustar su el precio de la valoración.

En realidad, el proceso de valoración de un inmueble realmente comienza mucho antes de que el tasador se presente para ver la propiedad. Es probable que pase por la puerta principal con un archivo en la mano que contiene todo tipo de datos de mercado e información de precios, incluyendo las ventas comparables mencionadas anteriormente. Esto es similar a lo que hace un agente inmobiliario al tratar de determinar el precio de venta, o la cantidad razonable de la oferta, para una propiedad.

Él utiliza datos de ventas para entender lo que el mercado inmobiliario local está haciendo, y cuántos hogares se están vendiendo en una zona concreta. Luego aplica esa visión cuando visita la propiedad en cuestión, ajustando el valor según sus hallazgos.

Los tasadores tienen su propia manera de hacer las cosas. Así que el proceso puede variar, por lo general, miran lo siguiente:

  • Tamaño del lote, vistas, servicios de la zona, etc.
  • Funciones, actualizaciones o adiciones de valor añadido
  • Calidad de construcción y estado general de la propiedad
  • Integridad estructural
  • Si la propiedad se ajusta o no al vecindario, para propósitos de reventa
  • Cualquier otra cosa que pueda sumar o restar valor, o hacer la casa diferente de las comparadas.

Por encima de todo, el tasador quiere saber qué vale el piso en el mercado inmobiliario local actual. Él mirará cualquier aspecto de la propiedad que ayude a aportar datos que culminen con un escrutinio de valoración.

Presentación de informes al prestamista

Luego viene el informe. Normalmente, este es un documento estandarizado con áreas de relleno en blanco para las condiciones de la propiedad, el tamaño del lote, las ventas comparables y cualquier otra cosa que el tasador utilice durante el proceso de tasación. Y, por supuesto, le asignará un valor real al piso. Esto es básicamente una conjetura educada sobre el valor de la vivienda en el mercado actual.

Este informe se remonta a la persona que pagó por él, que en un escenario típico suele ser la propia entidad bancaria o la empresa hipotecaria.

La tasación puede costar entre 150 a 300 € en función a la vivienda a valorar. Este costo suele ser pagado por el comprador, ya que es su prestamista que lo requiere. A veces el costo puede ser incluido en los costos de cierre del comprador. A veces tiene que ser pagado sobre el terreno, una vez completado el proceso de valoración de la vivienda.