Siempre ha habido mucha controversia en torno al precio justo que debe tener una vivienda, pero lo cierto es que existen métodos muy fiables para hallarlo. Estas maneras de calcularlo responden a una serie de variables presentes en todos los inmuebles: ubicación exacta de la propiedad (para estudiar los precios y el valor del suelo de la zona), características de la casa (metros cuadrados, equipamiento, materiales, etc.) y antigüedad (aquí puede incidir el hecho de que la vivienda haya experimentado algún proceso de reforma).

Estos factores son los pilares maestros sobre los que se sostiene el valor de una propiedad. Las tasaciones inmobiliarias en España se basan en torno a ellos, aunque otros agentes como zonas comunes con los que pueda contar la finca (urbanización, zonas de ocio, etc.) pueden afectar directamente al precio del inmueble, pero su poder de influencia es bastante más reducido con respecto a las tres variables fundamentales que hemos mencionado con anterioridad.

Claves principales para saber el valor real de una vivienda

Para calcular el precio justo que debe tener una vivienda, es necesario tener un punto de partida, una referencia sobre la que comenzar a calcular. Para que te hagas una idea, la tasación de un inmueble es como una ecuación llena de incógnitas, por lo que la única manera de saber con total exactitud el valor real de una propiedad es ir despejándolas una a una, empezando por las más sencillas hasta llegar a las más complejas.

La X más fácil de resolver de todas ellas (y que es la que nos servirá como ese punto de partida al que hacíamos referencia antes) es la ubicación del inmueble, ya que es el factor con mayor capacidad de influir en el precio de la propiedad. Para hallar el valor promedio que tiene una vivienda en una determinada localización, el método más fiable es hacer un estudio de mercado a través de las ofertas que puedes encontrar en portales inmobiliarios y en las propias agencias físicas que haya en el municipio.

Fíjate en una tipología de viviendas que tengan unas características similares a la tuya para hallar el valor real de manera exacta. A la hora de realizar el estudio, básate en valores tangibles, como el número de habitaciones, los metros cuadrados o la fecha de construcción. Filtra las viviendas que sean muy parecidas o iguales a la tuya en relación con estos factores, y ya tendrás a tu disposición más del 90% del valor de tu propiedad, aunque el proceso de tasación puede llegar a ser más complejo, como te explicamos en este post.

Analiza, compara y básate en valores tangibles para fijar un precio de mercado razonable. Clic para tuitear

Como puedes ver, una misma incógnita nos lleva a despejar otras. Una vez despejamos la X de la ubicación del inmueble, hacemos involuntariamente lo propio con las características más elementales, como los metros cuadrados o el número de habitaciones, ya que al calcular el precio de los inmuebles en una determinada zona, lo hacemos basándonos en las particularidades más importantes que tiene una vivienda.

¿Qué otras características influyen en el precio de una vivienda?

Ya conocemos más del 90% del valor real de tu vivienda, a partir de ahora vienen lo que en el sector de las tasaciones se conoce como extras, factores que influyen en el precio de manera subjetiva en el comprador, ya que serán sus necesidades las que marcarán el valor de estos añadidos.

10+1 formas de dar valor añadido a tu piso (de alquiler o compra)

10+1 formas de dar valor añadido a tu piso (de alquiler o compra)

¿Quién compra pisos ahora? ¿Dónde buscar pisos? Son dos de las mayores preocupaciones actuales de vendedores y compradores, inquilinos y arrendatarios. No se trata únicamente …

0 comentarios

Las reformas es uno de los grandes reclamos para aumentar el valor de una vivienda  (si quieres saber lo esencial para tener éxito a la hora de remodelar tu propiedad, te invitamos a leer este post en el que repasamos los consejos clave: http://einmobiliario.es/consejos-inmobiliarios/consejos-clave-reformar-piso-alquiler/). Lo cierto es que la renovación de una vivienda es uno de los factores secundarios con mayor poder de influencia en el precio de un inmueble.

Las reformas aumentan el precio de tu vivienda.

Si la última reforma ha sido hace menos de cinco años, su capacidad de aumentar el valor de una vivienda será mayor. Aunque la clave para que una remodelación pueda aumentar el precio de un inmueble es saber a qué tipo de comprador estamos llegando. Puede parecer un intangible difícil de calcular, pero ten en cuenta que un matrimonio joven no tiene las mismas aspiraciones (ni el mismo bolsillo) que un jubilado extranjero que busca una casa vacacional. Por lo que conoce y acota tu mercado, y no inviertas en hacer de tu casa un palacio que tu público objetivo no está dispuesto a pagar.