El buen estado de salud que vive hoy por hoy el sector inmobiliario ha propiciado que sea mucho más fácil y rápido alquilar un piso, y también (desgraciadamente), encontrar un inquilino que genere problemas en lugar de beneficios. El mercado de la vivienda prácticamente no tiene ningún filtro y abre sus puertas de par en par a todo tipo de clientes, tanto buenos como malos. Para evitar a los segundos, una de las claves para alquilar tu casa con éxito no solo está en conseguir el precio justo o deseado en el menor tiempo posible, sino también, en hallar un ocupante de la propiedad solvente, serio y que no genere dolores de cabeza a los vecinos, en el caso de que los hubiera.

¿Se puede descubrir a un mal inquilino antes de que lleguen los impagos?

Para que no sea a ti a quien le duela la cabeza pensando en cómo saber si estás alquilando tu casa a un buen o mal inquilino, aquí te traemos la guía que necesitas. A continuación, podrás encontrar el manual definitivo para que aprendas a detectar a un mal arrendatario antes de la firma del contrato, porque en estos casos se hace cierto el sagrado dicho de “más vale prevenir que curar”.

Aunque sea muy difícil detectar al mal inquilino antes de que los retrasos en las mensualidades comiencen a llegar, expertos e investigadores en morosidad han establecido un perfil en base a las características comunes que poseen este tipo de arrendatarios. Aunque se sepan camuflar entre la sociedad, sí se les puede desenmascarar antes de que consigan hacerse con lo suya, y aquí te diremos cómo hacerlo, pero antes un  de entrar en materia os dejo una pequeña observación “cosecha de la casa”

Duda de aquel que busca #viviendas de #alquiler y se planta en tu oficina de traje, corbata y bien perfumado pero lleva las uñas negras 😉 Clic para tuitear

Ten en cuenta las siguientes características cuando tengas la visita con algún interesado en tu vivienda, y si cumple una de ellas, desconfía. Tal como está el mercado inmobiliario hoy por hoy, acabarás encontrando el inquilino ideal, no dejes que las prisas te traicionen.

la solvencia de tu inquilino será fundamental para comprobar si te interesa o no.

Así que para evitar cualquier problema, ten como referencia estos tres tips que identifican a todo mal inquilino:

Los 3 tips para detectar al mal inquilino antes de tiempo

  1. Seductores y expertos en la inteligencia emocional. No olvides que cuando estás alquilando tu propiedad, eres tú el que estás vendiendo algo, en este caso, parte de tu patrimonio (aunque no sea una venta como tal). Te decimos esto porque durante una visita con el interesado, lo lógico es que tú muestres la vivienda, sea el que lleve la iniciativa de la interacción entre ambos, etc. Es decir, el que debe pecar de comercial has de ser tú, no el posible inquilino. No queremos decir que desconfíes de alguien por el hecho de que quiera entablar una conversación, pero estate atento a frases que evoquen a una supuesta buena fama de “buen pagador” (sobre todo si son reiteradas) y a comportamientos en los que exceda su confianza (tanto en sí mismo como en el trato contigo).
  2. No a los pagos por adelantado. Un tip que va muy en línea con el anterior. Y es que una de las tácticas habituales en los malos inquilinos y en los morosos profesionales es pagar por adelantado la primera mensualidad para ganarse tu confianza, para después, ir encadenando una retahíla infinita de excusas para demorar los pagos de las siguientes cuotas durante semanas e incluso meses (o directamente, cambiar la cerradura y hacerse con el control de la propiedad). Así que cuando oigas algo sobre pagar por adelantado, enciende las alarmas. Con este pago anticipado, no estarán pagando el alquiler, estarán intentando comprar tu confianza. Así que en estos casos, ciérrate en banda y di no, tu confianza no está en venta. Además, ¿quién de tu entorno paga algo por anticipado? La respuesta te mostrará la verdad.
  3. Estudia la solvencia del arrendatario. La estabilidad económica es un factor totalmente decisivo en este aspecto. Una mala situación financiera o una crisis que afecte directamente al poder adquisitivo del inquilino puede convertir a buenas personas en malos inquilinos que arrastren impagos durante semanas o meses. Como hemos dicho antes, en este tipo de operaciones, estamos alquilando algo tan importante como es nuestro propio patrimonio, así que no puede haber lugar para la caridad. En caso de que su salario sea demasiado justo para pagar la cuota del alquiler ante cualquier imprevisto, la mejor opción será que descartes a este inquilino Seguramente este perfil de mal inquilino sea muy distinto al de los dos tips anteriores, pero igualmente, es perjudicial tenerlo en tu propiedad.

Si tienes en cuenta estos tips y los sigues al pie de la letra, podrás conseguir que tu propiedad quede libre de malos inquilinos. Eso sí, sabemos que aplicar la teoría a la práctica no es del todo fácil. Así que no dudes en pedir consejo de un asesor inmobiliario profesional dado el caso, o incluso, contratar un seguro del alquiler por impagos. Una inversión que como mínimo, te garantizará seguridad y tranquilidad.

Como siempre, si tienes dudas sobre algún tema del sector puedes encontrar muchos más consejos inmobiliarios en este enlace. 😉